Derecho de Familia

DERECHO DE FAMILIA

 

Siendo el Derecho de Familia “el conjunto de normas jurídicas que rigen la constitución, organización y disolución de la familia como grupo en todos los aspectos personales y de orden patrimonial”, entendemos que es una de las ramas del derecho que más puede influir en nuestra vida diaria.

Trataremos su asunto con discreción y le explicaremos todas las opciones que ofrece la Ley de una forma aséptica y objetiva con la intención de que con los conocimientos de todas las opciones existentes, pueda elegir la que mejor se adapte a sus necesidades supliendo la falta de objetividad que se da inicialmente en algunos de nuestros clientes, provocado sin duda por la situación en la que están inmersos y, que le hace difícil “afrontar con claridad” la nueva situación por la que está pasando y las vías de solución.

Siempre que sea posible trataremos de reconducir el asunto por la vía de mutuo acuerdo no sólo por los menores costes emocionales para el cliente, sino también por el ahorro en tiempo y económico y, las mayores posibilidades que ofrece la Ley para estos casos (sirva de ejemplo que en un divorcio de mutuo acuerdo se puede incluir también la liquidación del régimen de gananciales). Además, la tendencia en la práctica diaria de los Juzgados es acabar el procedimiento por esta vía. Por este motivo, ¿por qué no tratar de conseguir un acuerdo desde el inicio del procedimiento?. La Ley permite que en los procedimientos de mutuo acuerdo se cuente con un solo abogado y un solo procurador; sin embargo, por la experiencia que tenemos en el despacho, salvo algunos casos, aconsejamos que cada uno vaya con su abogado y, a lo sumo, con un mismo procurador.

Obviamente, también somos conscientes de que hay casos en los que es imposible esta vía; en cuyo caso defenderemos sus intereses con todas las armas legales a nuestro alcance en el procedimiento contencioso.

Sepa que, aunque se haya iniciado un procedimiento contencioso, en cualquier momento se puede cambiar a un mutuo acuerdo y, viceversa. Y, que el único requisito para divorciarse es el haber estado casado al menos durante tres meses.

Los procedimientos que llevamos en esta materia son los siguientes:

Separaciones y divorcios.

Medidas paterno filiales, en los casos en que los progenitores no estén casados o, sean pareja de hecho.

Medidas previas y provisionales, que se solicitan previa o simultáneamente con la demanda con el objeto de que regule la situación familiar hasta que se dicte la sentencia definitiva cubriendo la laguna legal que existe durante la tramitación del procedimiento cuya duración suele ser larga.

Liquidación del régimen de gananciales (cuando no se haya realizado de forma conjunta con la separación o el divorcio).

Patria potestad, guardia y custodia, régimen de comunicaciones, estancias y visitas con el progenitor con el que habitualmente no está el menor.

Pensión de alimentos, fijada en atención a las necesidades de los menores y proporcional a la capacidad económica de los progenitores.

Pensión compensatoria para aquél de los cónyuges que quede en desventaja económicamente con respecto al momento anterior a la separación o el divorcio (es importante informarse desde el principio sobre este punto, puesto que si no se pide inicialmente, luego no cabe pedirla).

Atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar. (habitualmente se atribuye al menor, y por ende, al progenitor al que se le atribuya la custodia)

Modificación de medidas adoptadas previamente en el Convenio regulador o en la sentencia y, autorizadas por la ley cuando hayan variado sustancialmente las circunstancias tenidas en cuenta a la hora de aprobar o acordar las solicitadas en un pleito anterior.

Ejecución de sentencias por incumplimiento del pago de la pensión de alimentos o las actualizaciones de la misma; o, por incumplimiento del régimen de visitas ya sea por el progenitor custodio o por el no custodio.